Limerick

Miedo
28 abril, 2021
Fábulas
28 abril, 2021

Limerick

Esta técnica literaria, creada por Gianni Rodari, es de gran poder para invitar a la creación, para que, con sus cortos versos cargados de humor y sorpresa, los internos hablen de las personas, los lugares y las dinámicas de la cárcel.

A continuación, hallarán varios limericks que, con humor y precisión, son pequeñas ventanas a lo que sucede en las cárceles, sobre todo en la Cárcel y Penitenciaría de Media Seguridad de Bogotá – ‘La Modelo’.

Limerick 1

Ahí viene el pabellonero
con ganas de requisar la gente,
para quitarle lo poquito que uno tiene
y logró dejarlo a uno aburrido y
sorprendido de cómo es la gente.

 

Limerick 2

En cana había un señor que decía:
si no pagas tus deudas
las pagarán tus costillas.
Entonces, si fumas y hueles
y plata no tienes,
el señor replicaba: no pidas nada
y no ha de pasarte nada.

Limerick 3

Un señor apodado guarapo
le gustaba tomar.
Todos los fines de semana,
permanecía enguayabado
con tufo de guarapo.

Limerick 4

Al señor Pedro le gusta
comer mucho, por eso está
gordo, pues no piensa
sino en solo comer.
Pedro es un tragón

 

Limerick 5

Una vez un llavero sensei
quiso levantarnos más temprano.
Todos se enojaron con él
y con gritos regañaron
a aquel llavero sensei.

Limerick 6

Por Antonio
Un señor de apariencia perversa,
pero en el fondo sufría de miedo,
puesto que todo el día hablaba de sus perversidades;
pero se la pasaba tejiendo todo el día.
El terrible señor perverso.

Las personas de la iglesia

Con su mirada tan necia,
predican, cantan y oran,
pero al mismo tiempo lloran.
Son personas de la iglesia.

 

Limerick 7

Vuela obesa y vieja la paloma
Se cayó por su peso necio y su ambición a su goma
Enojada muy gruñona
Quiso usar violencia y le falló.
Sola, sin humor, quedo vieja y obesa la paloma

 

Limerick 8

Ese cobrador es guardia y panzón
le gusta el dinero del preso sin razón
siempre cobra salida de descuento.
Es vulgar pero no le como cuento a
aquel guardia panzón y cobrador

 

Limerick 9

Un señor que se hace llamar pabellonero,
aunque tiene más pinta de ñero,
terapea y requisa a la gente,
pretendiendo encontrar un billete,
aquel desalmado pabellonero.

Limerick 10

Una vez, un honesto director,
que se esforzaba por ser el mejor,
recorría los pasillos siempre escoltado
aunque lucía siempre cansado,
aquel amable director.

 

Limerick 11

Un preso de nombre Guillermo,
que dormía con un termo debajo del brazo,
no hablaba ni saludaba,
ni le importaba lo que a su alrededor pasaba,
aquel cascarrabias Guillermo

¿Limerick?

El señor apodado Trenzas,
que era ñero y algo gamín,
no le gustaba las maricas y terminó vistiéndose como una
para una obra de teatro teniendo foto y videos.
Trenzas ya no tiene cómo molestarme, jajajaja.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *