¿Qué es el estigma? II -La familia

El infierno en la cárcel
8 octubre, 2019
Consecuencias (Crónica)
15 octubre, 2019

¿Qué es el estigma? II -La familia

¿Se han preguntado cómo afecta a la familia tener a algún miembro privado de la libertad? Rodolfo, recluido en la Modelo, y Millos, recluida en el Buen Pastor, nos cuentan algo al respeto.

Un inocente sin libertad
Por Rodolfo

Yo estoy acá pagando una condena que sí cometí. Cometí un delito pero por mi culpa está una persona inocente, porque no tenía nada que ver con lo que yo hacía. A la justicia no le importó que ella fuera inocente, solo le importaba incriminarla para tener un positivo más.

Yo sí estoy pagando mis propios actos. Esa persona era la persona que yo amaba y la perdí por mis actos. Bueno, acá solo me acompañan los recuerdos de esa persona. Solo quiero salir libre y pedirle disculpas por todo lo malo. Bueno, ya casi salgo de este infierno. Gracias a Dios.

***

Por mis bebés
Por Millos
Bueno, pues la verdad estoy aquí. Condenada a muchos años. Llevo 3 años en este penal. Dejé a mi pequeña de tres años de edad y ahora tiene seis. Me duele mucho porque mi abuelita es el único apoyo que tengo, ella tiene 71 años. Somos tres de mi familia, mi hermano y primo, son mis razones. Mi abuela nos visita a los tres, no tenemos ayuda de nadie, ni encomienda alguna.

Aquí la vida es muy dura, siempre comemos pollo crudo o carne cruda, el arroz masacotudo. La guardia siempre nos humilla, nos odia, nos maltrata verbalmente.

Uno se rebusca con los panes de los desayunos, se venden para poder llamar a nuestra familias; al menos para saber de mi chiquita.
A veces me siento tan sola y lo único que deseo es estar con ellas y sacar a mi bebé de este lugar. Pues les cuento, estoy embarazada sola, sin ayuda alguna, pero la vida desde mis 13 años ha sido dura y me ha enseñado a ser guerrera, a salir adelante por mis propios medios.
Aquí odian los baños porque no tienen puertas ni luz. Hay personas que están o estábamos en las drogas, otras continúan perdidas en ellas; caminando durante horas, hundidas en un mundo, del cual quizás nunca salgan.

Otras, tratamos de salir, pero no es fácil. Estoy tratando de cambiar y ser feliz con mis bebés y cambiar mi vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *