Fábulas

Limerick
28 abril, 2021
El Vigía en 2020
28 abril, 2021

Fábulas


Si bien este es uno de los géneros literarios más conocidos y que todos hemos trabajado alguna vez, ¿cómo podría servir para hablar de la cárcel? La invitación fue a que narraran o mostraran las dinámicas de la cárcel usando animales, a la manera de las fábulas, en que son personajes humanizados.

A continuación hallarán varios textos en que los animales y los hechos ahí narrados son metáforas de lo que se puede vivir en la cárcel.

 

Nosotros los ratones

La sociedad nos trata como cucarachas. Tratan mejor al perro o al gato. Me uno con los ratones, porque, aunque nos vean malos, tenemos un don que no tienen ellos. Aunque son alimentados por sus amos no saben hacer nada. Nosotros los limpiamos de bacterias y ni con una bomba atómica no nos destruirán.

[Moraleja:] Edúquennos y podremos darle la fórmula de la eterna juventud y capacidad de sobrevivir.

 

El perro y sus secuaces

Érase una vez, en una horrible prisión de animales, que se encontraban reunidos el señor gato, la pulga, la rata y la cucaracha. Todos en un juego de parqués. Y la rata, pensando que en una jugada la cucaracha le había hecho una trampa, se ofendió y la trató mal, para que se exaltaran y fueran a los golpes, pero el gato, al ver eso, corrió a contarle al perro, que era el patrón de allí. Este los mandó a traer y les apachurraron a juntos por pasar por la palabra. Tal cual porrazo, les dieron y sin poder decir nada se fueron. El gato decía ser su amigo, pero [en vez] de ser gato, resultó ser sapo.
Moraleja: En sitios como estos no podemos hacer lo que queramos y menos confiar en alguien, la gran mayoría son falsos, judíos, trafagas y solo te debe importar tú mismo.

 

Una manada diferente

Por: Edgar Omar Escobar Contreras
Una buena mana[da] es esta manada tan particular, donde, de una manera sorprendente, viven juntos y casi en armonía las ratas con los gatos, las palomas con los gatos, el perro con las pulgas, el perro con el gato, las palomas con las cucarachas. Todos revueltos vivimos sin irrumpir cada uno en el lugar del otro. Se puede decir que en esta jaula gigantesca, donde todos estamos metidos, las cosas marchan bien porque la rata no provoca la molestia del gato y el gato no provoca la molestia del perro y, así, cada uno vive su día sin invadir el espacio del otro para poder sobrevivir mientras crecemos y salimos de esta jaula, a tratar de sobrevivir en la inmensa jungla que hay fuera de este lugar. Allí, encontramos una variedad más grande de especies a las cuales debemos tratar con el mismo respeto que tratamos a quienes habitan con nosotros en esta manada diferente.

La cárcel de los animales

En una parte de la selva de cemento tenía el Rey León una jaula llena de jaulas. Ahí llevaban a todos los animales que no hacían las cosas al derecho.

Los ratones el cartel del queso.
Los burros el cartel del narcotráfico.
Las águilas el cartel de jaladores.
Las pulgas el cartel de la vacuna.
Las cucarachas el cartel de la calle.

Todos encerrados en celdas de diferentes tamaños y formas. Después de purgar sus condenas tenían la opción de ser normales de nuevo, pero si reincidían era arrojados a las aguas llenas de cocodrilos, pirañas, serpientes y animales carroñeros; los cuales los devoraban vivos. Eran puestos de ejemplo para que todos los animales de la selva del cemento no cometieran de nuevo lo prohibido.

Moraleja “No tropieces dos veces con la misma piedra”.

La pulga y la rata

Por: Franky

Había una pulga muy pequeña y una rata gordota que creía poder comerse a la pulga, pero fue primero la pulga quien se subió y se comió la rata.

Moraleja: Por pequeña que sea la pulga siempre va a estar encima de la rata. No subestimes las capacidades de los demás.

 

En la selva de los muertos

Estamos en la selva de los muertos. Hay de toda clase de animales, muchos árboles, ríos que sirven para vivir según quiera, cada animal de la selva de los muertos. Estamos los tigres, hay leones, sapos, perros y toda clase de animales buenos y malos cumpliendo una actividad. Cada grupo y cada animal, si quiere salir vivo de la selva de los muertos [debe hacer] las cosas bien hechas y [hacer] caso, porque, si no, regresa a la selva de los muertos

[Moraleja:] Toca hacer caso porque cuando la mente no piensa el cuerpo sufre.

Palomas, perros, pulgas y gatos

Por José

Hay en el patio solo palomas
vigiladas por gatos y perros,
perros llenos de pulgas, y en
un rincón del patio vivían
también las cucarachas.
Lo peor empezó
cuando llegó la señora Rata.
La Rata quiso tomar el mando
del patio de las palomas, pulgas y
cucarachas, pero los perros y gatos
no dejaron que aquella
extranjera ni dañara la vida del patio.

[Moraleja:] Más vale malo conocido que bueno por conocer.

 

El perro y la pulga

Un perro se encontraba de vacaciones en un país tropical. Una pulga de diciembre estaba muy sola en la calle sin rumbo alguno. La invitó a que se sentara y fueron a la playa, fueron a conocer, compartieron tanto que se convirtieron en los mejores amigos. No pudieron vivir el uno sin el otro.

Un Gallinazo y los polluelos

Un grupo de polluelos era arrumado en frías jaulas temerosas, por la crueldad de unos cuantos gallinazos que utilizaban su fuerza para amedrentarlo. Día y noche, los afligidos polluelos se prestaban cobijas, compartían algo caliente para beber y trataban de conciliar el sueño que les ayudara a olvidar, por un momento, esa cruel realidad que estaban viviendo.
Pasaban los días, y el egoísmo de los gallinazos tomaba más poder, sin darse cuenta de que sus prisioneros, los polluelos, eran 10 veces más en cantidad que ellos y pronto la situación daría un giro inesperado. Hasta que, de repente, cansados de tanto atropello, los polluelos, con valor, decidieron rebelarse y romper rejas y puertas. Encerraron a los asustadores gallinazos en un cuarto oscuro que les hiciera sentir el rigor en carne propia, lo que ellos sintieron por mucho tiempo.

[Moraleja:] La unión hace la fuerza. No subestimes a nadie que puede darte grandes sorpresas

 

La señora garza y el patio

La señora garza, quien es la jefa de sanidad, realiza una visita a los diferentes patios de la cárcel. Ya estaba programada la visita que iba a realizar hoy 3 de noviembre en el patio piloto en donde vivimos solo raticas, palomas, zorros, gatos y leopardos, quienes estamos discapacitados, nos falta una patica, un ojo, un pico o parte de la cola. Había una campaña que ella lideraba realizando a cada uno prueba del COVID. [Ella] no pudo realizar ese día ni la prueba ni la campaña por el operativo de los guardias hipopótamos quienes habían sacado del patio al león, dejando su manada para finalizar. En la tarde, la cigüeña, quien sacó de la celda de ella una caja de panela y un tarro de moringa, le dio al patio de a vaso de aguapanela para evitar el contagio de COVID.
Moraleja: Perder por conocer no es perder.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *